Connect with us

General

¿Por qué no se precauteló la vida de los rehenes?

Published

on

Una pena. No se precauteló la vida de los rehenes usados como escudo humano en el asalto a una joyería de la que no lograron sacar ni un anillo de diamante pero sí derramar sangre de gente trabajadora y la suya misma, dejando un escenario de muerte, llanto y pánico que estremece a la capital cruceña, convertida en una de las ciudades más peligrosas de la región y sin ningún plan ordenado ni sistemático para enfrentar la reguera de la delincuencia.


La vida humana es el mayor bien jurídico protegido. Y desde ese punto de vista “no es echarle nomas”, no es descargar el tambor ni tener la mano blandita para el gatillo. En circunstancias como estas urge actuar con planificación y estrategia de reacción rápida pero segura. Las joyas se podían recuperar pero la vida nunca.
Se evidenció la falta de pericia táctica del director policial del operativo (si es que habia) al no respetar el escudo humano que protegia a los ladrones. La Policía irrumpió en un momento inadecuado. Debió aguardar la salida de los forajidos para abatirlos en una acción comando.


Asimismo, la Policía está quedando desfasada por la falta de armamentos sofisticados para repeler la acción criminal moderna y tener una preparación táctica efectiva en el momento de ejecutar los disparos, buscando el ángulo exacto para eliminar de manera perfecta al forajido que está utilizando un escudo humano. Dónde están los francotiradores de la Policía? Dónde está la indumentaria de seguridad de la Policía?


La contingencia crítica ya pasó y como siempre al final para poner la flor en la escena del crimen llegó el ministro de Gobierno Carlos Romero para hablar a la prensa. Más allá lo observan abrazados los policías que esta mañana enfrentaron y dispararon como pudieron a los avezados bandidos. Ellos honran y celebran la vida igual que los trabajadores y familiares de la empresa Eurochronos que pudieron salvarse. Paz en la tumba de los que se fueron como victimas inocentes de esta tragedia sin fin.

Elenir Centenaro

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *