Connect with us

General

Los rostros de la migración

Published

on

Millones de seres humanos migran de un lado para otro en el mundo entero. Unos lo hacen por placer de conocer otros lugares y culturas, y otros-los más-por necesidad y seguridad.
No es facil migrar. Es demasiado difícil desarraigarse de la Nación de origen, de la familia, la cultura y los amigos. Si uno decide emprender vuelo es porque la vida, los proyectos y la ilusión se rompieron en tu Patria y no queda otra opción que batir las alas hacia destinos desconocidos.
Que debes estar dispuesto a sufrir? Claro que sí! Cada día es una nueva aventura y un nuevo aprendizaje en una sociedad diferente con gente diferente y gustos diferentes.
Los rostros de los migrantes son rostros cansados por la distancia y el dolor acumulado. Son rostros afligidos con mil y un preguntas. Son rostros de incertidumbre por el miedo sufrido y el temor al porvenir.
Son rostros surcados por arruga y llanto. Son rostros viejos y también nuevos que ya vivieron una infancia llena de hambre y de violencia en sus países de origen dedonde salieron escapando en busca de filtros de sol que disipen la oscuridad y el miedo que llevan dentro del alma que les hace temblar el cuerpo entero.
Son rostros hambrientos de pan que besan los amaneceres risueños y se acurrucan de frío en las “jaulas hieleras de la migra” donde son retenidos y hacinados, si son niños, antes de pasar a territorio norteamericano.
Son rostros mojados como ojos de cachorro lloroso con los pies y manos esposados porque aquella temible “migra” los agarró en alguna redada y los deportó al país al queno quieren volver porque les espera la muerte.
Son rostros de incertidumbre con los pies mojados y el alma en pena luego de naufragar en el bote artesanal cruzando el temible Río Bravo que divide a México de Estados Unidos.
Son rostros pálidos con la barriga hinchada por la desnutrición y los brazos mutilados por la guerra de nunca acabar en Siria y países del África que buscan despavoridos un refugio seguro para curar sus alas rotas.
Los rostros de los migrantes después de un tiempo encuentran la sonrisa perdida y disfrutan de su nueva vida en otro país mas amigable, próspero y seguro.
Esta es una década perdida para Latinoamérica porque sus países no son capaces de contener y retener a su gente, en especial Venezuela y Centroamérica que provocan la fuga de sus habitantes debido a la violencia, la crisis humanitaria, el desempleo y la hambruna. Lomismo ocurre en otros continentes donde la desigualdad y la guerra entre seres humanos, así como la pobreza, son la nota dominante y los rostros de los migrantes también.

Elenir Centenaro

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *