Connect with us

General

Lineth, brillaba con luz propia, eso habría enojado al esposo asesino

Published

on

El criminal habría planificado todo, pero fue encontrado en flagrancia con el cuerpo de la víctima y su coartada se desinfló como un globo. Era tesorera del Colegio de Psicopedagogos.

En diciembre de 2016 contrajeron nupcias la joven cruceña Lineth Salazar y el cochabambino Christian Aliendre. Ambos eran ingenieros comerciales y docentes. Se conocieron en la Escuela Militar de Ingeniería (EMI) donde los dos impartían clases a los estudiantes universitarios. Se los veía enamorados y llevaban una vida tranquila, aparentemente, pues ni siquiera habían enterado un año de casados.

Eso es lo que cuentan las colegas de Lineth que no pueden creer cómo el esposo, que era el amor de su vida hubiera acabado, el pasado viernes en su domicilio del barrio Guaracal de la ciudad de Santa Cruz, de la forma más sangrienta y macabra con la vida de quien fue hasta el final la tesorera del Colegio de Psicopedagogos.

Brillante en su carrera, profundamente cristiana, con valores y principios arraigados plenamente, desempeñaba con aplomo e inteligencia sus dos carreras: ingeniería comercial y psicopedagogía.

Ellas creen que esa luz que tenía Lizeth y que la hacía tan especial, hasta resplandecer en su entorno y en todo aquel espacio donde se movía, fue la causa para que el marido comience a sentir celos de ella.

Proveniente de una familia humilde con una madre que está deshecha en vida y hermanos jóvenes, la profesional cruelmente asesinada en manos presuntamente de su esposo, era la que ayudaba en el sostén del hogar materno.

La joven pareja vivía en la casa de los padres del supuesto asesino, y cuyo progenitor es de formación militar, por lo que se sospecha que el arma usada en el crimen pudo ser del uniformado. Un fulminante tiro en el pecho acabó con la vida de la destacada profesional.

Para las colegas de Lineth todo estuvo planificado por el agresor. Nadie oyó el disparo certero (pudo haber tenido silenciador), y el sujeto al abatirla la dejó tendida sin prestarle auxilio para marcharse del domicilio y retornar un rato después con la coartada de que la habría encontrado muerta e intentó llevarla en su vehículo para prestarle auxilio cuando fue sorprendido con las manos en la masa por los vecinos que no lo dejaron escapar.

De acuerdo a la autopsia de ley, cuando llegó a la morgue del hospital  el cuerpo se encontraba frío y ya tenía horas de haber fallecido como consecuencia de los traumatismos y hemorragias provocadas por el calibre de la bala alojado en su pecho izquierdo.

Se trata de un delito en flagrancia que es tipificado como feminicidio, descartándose en primera instancia los móviles de suicidio o atraco a mano armada por robo.

El presunto asesino de su esposa, en su presentación ante el juez se acogió a su derecho al silencio, pero no pudo demostrar que no tuvo participación en el hecho criminal, más bien los móviles apuntan a que actuó con premeditación, alevosía, sobreseguro y ventaja sobre su víctima.

Actualmente, guarda detención preventiva en la Cárcel de Palmasola, mientras Lineth acaba de ser despedida para siempre por sus familiares y amigos. Triste final de un gran valor humano y profesional de Santa Cruz de la Sierra y Bolivia. Otra víctima de los abominables casos de feminicidio. Paz en su tumba.

Eiinews.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *