Connect with us

General

LA PAZ EN MEDIO ORIENTE SIEMPRE MAS LEJANA

Published

on

RODOLFO FAGGIONI

Un día después del Día Internacional de la Memoria recordadando la Shoah a 75 años de la
liberación del campo de concentración de Auschwitz, y del Holocausto de los hebreos, el Presidente
de los Estado Unidos Donald Trum y su amigote y compadre, el Primer Ministro Israelí Benjamín
Netanyahu han presentado un tratado de Paz o un plan de Paz.
La singular propuesta del «tycoon» en síntesis es la siguiente: Israel y Palestina forman dos estados
independientes: parte de la Cisjordania va a Israel con Jerusalem como capital indiviso del Estado
Hebreo. En la parte Palestina un túnel para conectar Cisjordnia a Gaza, con una posibilidad,
Jerusalem Est como capital de un futuro Estado de Palestina, naturalmente con un Estado Palestino
completamente desmilitarizado. Si Jerusalem es una ciudad indiviso, ¿cómo se puede hablar de
Jerusalem Est como «posible» capital de Palestina? En este caso se trata de cierta ambigüidad o una
clara contradicción.
No solamente esto: en la propuesta de Paz, se prevé que Israel retenga todos los asentamientos de
colonos creados después de la guerra de 1967 en Cisjordania y tenga el control absoluto de la
seguridad de toda la región.
El reto es la «convivencia pacífica», ha subrayado el magnate, instando a los palestinos a no dejarse
escapar esta oportunidad en vista de un Estado Independiente. «Ustedes», ha afirmado, «merecen una
vida mejor y este plan es el mejor de todos».
Entre las condiciones impuestas a los palestinos, está la de poner fin «a las actividades de Hamas y
de la Jihad Islámica, terminar con la incitación a la violencia contra Israel y poner fin de forma
permanente al financiamiento del terrorismo».
Mientras que el Primet Ministro Natanyahu ha afirmado solemnemente que los palestinos tendrán
que reconocer a Israel como Estado Hebreo y la ley Israelí se aplicará al Valle del Jordán, a todas las
colonias en Cisjordania y a todas las áreas que el plan designe como parte de Israel. Ha asegurado
tambien que los refugiados palestinos de la diáspora no tendrán ningún derecho a regresar.
El israelí Natanyahu radiante, ha agradecido al «mejor amigo que Israel tuvo en la Casa Blanca» y
juntos han aplaudido frenéticamente el «nuevo plan para el Medio Oriente»
Está claro que un «Plan de Paz» que asigne nuevas fronteras a Israel, además de los que siguen a la
guerra de 1967, todo el Valle del Jordán y toda el área estratégica a Este llegando casi a la frontera
con Jordania, los palestinos no la podrán aceptar nunca.
Este «plan» es sin ninguna duda, una estrategia pre-electoral de Natanyahu con la ayuda de Trump,
en vista de las elecciones del 2 de marzo, porque un plan de Paz o un tratado de Paz se hace entre dos
Estados y no entre dos personas como ha ocurrido en Washington pocos días atrás.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *