Connect with us

Historias

LA CIUDAD DEL REY DAVID EN PERENNE CONFLICTO

Published

on

RODOLFO FAGGIONI
Jerusalén es la Ciudad Santa en perenne conflicto. Y la apertura de la Embajada de los
Estados Unidos ha agravado mucho esta situación con la guerrilla que explotó en la franja
de Gaza. Este es el último episodio de una historia milenaria de guerras, devastaciones,
asedios y conquistas crueles.
Para los hebreos no es sólo la capital espiritual fundada por el mítico Rey David. En 1980,
la Knesset (el Parlamento monocameral de Israel) la ha proclamando, de modo unilateral y
no reconocida por la comunidad internacional, “capital única, indivisible y eterna” del
Estado de Israel. Tambien los palestinos reclaman la parte oriental como capital de una
futura nación. La ciudad está dividida aproximadamente en dos partes: al Oeste la parte
hebraica, donde se encuentra el Palacio de Gobierno y el Parlamento y al Este los barrios
árabes. En el centro se encuentra la antigua ciudad, rodeada por las poderosas paredes
otomanas. Aquí, en el espacio de pocos metros, incluso superpuestos el uno al otro, se
encuentran los lugares más sagrados de las religiones.
El “Muro de las lamentaciones” o “Muro Occidental”, que es lo que queda del Segundo
Templo, construído en el II siglo a.C. sobre las ruínas del Primer Templo del Rey
Salomón, edificado en el año mil antes de Cristo.
En el terraplen, sobre el “Muro de las lamentaciones” se extiende la explanada de las
Mezquitas, en la mezquita Al Aqsa, se lleva a cabo todas las semanas la “Gran oración del
viernes”. La “Cúpula de la Roca”, el más antiguo edificio islámico del mundo y joya del
arte omeya, erigido en el año 691 d.C. está a sellar la conquista de Jerusalén por parte del
Califa Omar. Cuenta la leyenda que Mahoma se alzó en vuelo hacia el cielo, dejando una
huella de su pie en una roca. A pocos metros se encuentra el “Santo Sepulcro”, corazón de
la cristianidad, controlado en una especie de “paz armada” por cristianos de rito latino,
coptos, ortodoxos, armenios, etíopes y sirios. Cada uno de ellos siente a Jerusalén como su
propia ciudad y como parte esencial de su identidad.
Esto explica las conquistas y las reconquistas de la historia milenaria de esta ciudad: de
persas a babilonios, de romanos a bizantinos, de musulmanes a cruzados y para terminar
de nuevo a varios califatos islámicos y al Imperio Otomano que la ha administrado hasta
su derrota en la Primera Guerra Mundial, para luego ser gobernado por un mandato
británico.
Hasta 1967, la parte este de la ciudad que comprendía incluso la ciudad antigua, estaba
bajo control del Reino de Jordania. Durante la “guerra de los seis días”, el ejército ejército
israelí derrotò a los jordanos tomando posesión de toda la parte Este de Jerusalén.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *