Connect with us

General

Justo Yépez: El hombre que salvó a Fexpocruz de la quiebra

Published

on

¿Lo sabías? Un emprendedor visionario que marcó la historia de desarrollo de Santa Cruz en los últimos 50 años junto con Pipo Cronembold y Edgar Talavera. Un tributo a Santa Cruz en su mes aniversario y a estos héroes.

La Feria Exposición de Santa Cruz (Fexpocruz) tiene una historia linda como su tierra encantada donde viven, trabajan y sueñan visionarios y emprendedores, unos héroes cruceños, que llegado el momento fueron capaces de arriesgarlo todo con tal de salvarla de los vendavales propios de las crisis cíclicas que azotaron a la región y el mundo.

Como todas las cosas, este patrimonio emblemático de Santa Cruz y el país tuvo sus picos bajos y altos desde su creación hace 55 años en los predios de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno donde comenzó como una muestra ganadera en 1962 hasta internacionalizarse en sus modernas instalaciones con el correr del tiempo y llegar a ser lo que es hoy en día: una vitrina comercial vanguardista y espléndida como ninguna.

Fue un día cualquiera del año 1984 cuando el directorio de la Fexpo, integrado por delegados de la Cámara de Industria y Comercio (CAINCO) y de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), fue informado de los números rojos en las cuentas de la entidad ferial, y en ese sentido no había otra opción que cerrar las puertas. ¿El motivo? Muchos de los aportantes no habían cumplido con sus obligaciones de pago para que funcione el predio ferial.

Tras ásperas discusiones el Ing. Edgar Talavera de la CAO y el Ing. Justo Yépez Kakuda de la CAINCO decidieron recurrir a los bancos para que les tiendan un salvavidas a fin de reflotar el emprendimiento donde cada año los bolivianos se congregan para conocer las últimas novedades en todo tipo de productos y aprovechan para compartir en familia y hacer contactos de negocios pues desde siempre fue un punto inagotable de contactos comerciales.

En bancarrota, con números en cero, ningún banco quiso darle un préstamo ni siquiera aquel donde el ingeniero Yépez era vicepresidente en aquel entonces (1984) puesto que el predio ferial no garantizaba el monto real del préstamo: un millón de dólares, y por lo tanto no era sujeto de crédito.

Pero los dos no se cruzaron de brazos. Día y noche pensaban cómo evitar la ruina de la Fexpo porque ya la consideraban un patrimonio cruceño. Y comenzaron a tocar una y mil puertas. Nada!

Un buen día al ingeniero Yépez se le enciende una luz de esperanza: llamar a su amigo Pipo Cronembold del entonces Comité de Obras Públicas, más tarde CORDECRUZ  y hoy Gobernación de Santa Cruz para hablar con él y contarle la gran pena que sentía y que no lo dejaba dormir.

Llama a su amigo Pipo y encantado le abre las puertas en su oficina donde acudió en compañía del ingeniero Talavera. Le expone la situación y el amigo, otro visionario cruceño, le dice: “como la Feria ahora no tiene solvencia yo te presto el millón de dólares que precisas Chichote para levantarla, pero firmas el compromiso de pago personal de deuda entre el Comité de Obras Públicas y vos”.

Justo Yépez acepta sin pensarla dos veces y al otro día tiene el cheque con el millón de dólares y todo el coraje para comenzar a reconstruir la Fexpo con la ayuda de Edgar Talavera.

En septiembre de 1984, hubo Fexpocruz como siempre y nadie se enteró de esta traspiés empresarial que por una mala administración y la negativa de los aportantes a cumplir su compromiso hubiera privado para siempre al país de la Feria más hermosa de Sudamérica.

“Chichote”, como le dicen sus amigos, con la deuda en sus espaldas, fue inclemente con los deudores que pese a ser sus amigos o conocidos les negó cualquier posibilidad de exponer sus productos en la Feria sin antes pagar sus obligaciones en mora.

Conclusión: todos pagaron y fue tan exitosa esa versión que al cerrarla había el millón de dólares para honrar la deuda y aún quedó un margen de utilidad. El dinero fue entregado a Pipo Cronembold que junto a Justo Yépez y Edgar Talavera salvaron la Fexpocruz que usted amigo o amiga se alista para visitar en estos días. Un tributo a los tres en el mes de Santa Cruz!

Elenir Centenaro

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *