Connect with us

Historias

ITALIA, UN PAIS EN DECLIVE

Published

on

RODOLFO FAGGIONI
Italia corre el riesgo de caer en una doble recesión. La
demográfica que está en acto y una nueva recesión
económica. La demográfica es inexorable. Cada año se
actualiza el record negativo de nacimientos y el 2018
no es una excepción y continuará empeorando porque
la generación del baby-boom está por terminar. En
otras palabras hay menos mujeres que pueden volverse
madres y las que pueden hacerlo, muy a menudo
posponen proyectos para tener hijos. Y en muchos
casos renuncian a ser madres.
Al mismo tiempo, Italia no está a salvo de una nueva
recesión económica. El PIB corre el riesgo de volver a
caer otra vez en el segundo trimestre del año. Esta es la
fotografía que muestra el Instituto de Estadísticas en el informe anual del presente año, que también
relata las dificultades que el País ofrece a los jóvenes.
La encuesta del Instiuto de Estadísticas va más allá, dibujando una Italia que vendrá. Muchos se
preguntan si Italia es un país que mira al futuro o si, por otro lado, debemos sentirnos obligados a
gestionar el mantenimiento del presente.
En estas condiciones el País ha llegado a una encrucijada y la cuestión demográfica no es una
variable independiente si en los años del “milagro económico” ha hecho de remolque y ahora podría
ejercer un “efecto de frenado”.
Pasando a los números, desde el inicio del año, Italia está fuera de la recesion técnica, pero el PIB
navega siempre de las partes del punto cero. Después del primer trimestre con el PIB a +0.1%,
según las estimaciones del Instituto de Estadísticas, el signo menos podría resurgir. Todavía es
temprano para decir si será recesión o estancamiento, las previsiones son de un 0.3% para el 2019.
La dinámica demográfica ofrece menos incertidumbres. En este frente, una vez que se toma un
camino, es muy difícil cambiar dirección. El pasado año han nacido en Italia 140.000 niños menos
que diez años atrás. Una reducción de casi un cuarto. Casi la mitad de las mujeres entre 18 y 49
años no desean tener hijos. A este ritmo, en 2050 la población se reduciría de 2,2 millones de
habitantes. Esto afecta el número de pérdidas en el grupo de edad laboral: 6 millones menos y las
consecuencias podrían ser incalculables para un País fundador de la Unión Europea y cuarta
potencia industrial mundial.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *