Connect with us

Política

Evo admite que podría perder en 2019 y lanza dardos contra Chile

Published

on

“¿Cuál es nuestra desventaja? La guerra digital, la guerra de internet. Esa es nuestra debilidad… Tenemos que prepararnos, esa es nuestra debilidad: la guerra digital. Por culpa de la guerra digital podemos perder (las elecciones)”, advirtió el Presidente de Bolivia Evo Morales el miércoles, en la sede del Parlamento de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) en Cochabamba, donde fue proclamado por el pacto de Unidad.

Esta “advertencia” no pasó desapercibida en Bolivia. Esto, porque se trató de la primera vez que el mandatario deja abierta la puerta a la posibilidad de perder el gobierno en las elecciones de 2019, después de más de 12 años en el poder junto al Movimiento Al Socialismo (MAS).

La “admisión” de Evo no fue al aire, tomando en cuenta el resultado del referendo del 21 de febrero de 2016, en que el 51,3% de los bolivianos rechazó una cuarta candidatura de Evo. A pesar de esto, el MAS presentará un binomio único para las presidenciales de 2019: Evo Presidente y Álvaro García Linera Vicepresidente, lo que ha generado duras críticas. De hecho, la oposición califica de “ilegal” la nueva aventura presidencial de Morales.

“Es primera vez en 12 años de gobierno que (Evo) se refiere de esta manera ante lo que parece ser una inminente derrota electoral. Después de las elecciones en 2014, cuando ganó con más del 61% de los votos, hoy Evo afronta una posición totalmente distinta”, dijo a La Tercera el analista político boliviano Ilya Fortun.

En 2005, Evo fue electo como el primer mandatario indígena de Bolivia con el 53% de los votos. Y en 2009 y 2014 fue reelecto con el 64% y el 61%, respectivamente, una mayoría casi imposible de alcanzar para los candidatos de oposición, que no superan el 25%. Sin embargo, los analistas y las encuestas estiman que el éxito electoral de Evo podría tener los días contados.

“Hay un tremendo desgaste del liderazgo (de Evo) ligados a preocupaciones de su propio electorado ante corrupción, malgasto de dineros públicos e ineficiencia de gestión, lo que se suma al desconocimiento del referendo del 21 de febrero de 2016, del que desconoce los resultados”, aclara Fortun.

Primarias

El martes venció el plazo de los partidos políticos para inscribir las alianzas de cara a las primarias presidenciales del 27 de enero.

Dos bloques de oposición enfrentarán a Evo en las urnas: Ciudadanos, del expresidente (2003-2005) y portavoz de la demanda marítima Carlos Mesa, junto al movimiento Soberanía y Libertad del alcalde de La Paz, Luis Revilla; y Bolivia Dice No, del Movimiento Demócratas del gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas y del Partido Unidad Nacional del excandidato Samuel Doria Medina.

Según las encuestas, Mesa sería el único candidato de oposición que vencería a Evo Morales en una posible segunda vuelta. A pesar del histórico respaldo en las urnas, los sondeos no le dan más de un 39% de respaldo al mandatario boliviano. La última encuesta del 21 de octubre, otorga a Evo un 31% de intención de voto y un 33% a Carlos Mesa.

“Oligarquías chilenas”

Precisamente esta semana se desató una guerra de dichos cruzados por el caso Lava Jato que enfrentó a Evo y Mesa. El martes, el Presidente le dio “24 horas” para que Mesa se retractara después que dijera que el mandatario boliviano cobró sobornos. Ese día, en un acto en Beni, Evo llamó “maleante” y “cobarde” al candidato de Ciudadanos. Mesa, por su parte, sostuvo que Evo se estaba comportando “como un dictador”.

“El estilo del Presidente Evo Morales es muy propio del estilo del peronismo de ‘nosotros contra ellos’, de fustigar y no dejar lugar para el adversario. Si lo analizas, puedes ver que el Presidente le da centralidad al candidato opositor Carlos Mesa y en esa medida le hace un favor”, señala a La Tercerael abogado y columnista boliviano, Gonzalo Mendieta, quien agrega: “todas las encuestas revelan que Mesa es el candidato más fuerte que tiene Evo en la oposición. El MAS hoy tiene un candidato que obliga al gobierno a ocuparse más de su gesta electoral”.

Evo Morales -que debe esperar hasta el 8 de diciembre para saber si el Tribunal Supremo Electoral habilita o no su candidatura- acusó injerencias internacionales para evitar su triunfo.

“Seguramente ustedes están escuchando, las oligarquías chilenas, expresidentes de Chile, de Brasil, de Estados Unidos, van a meter mucha plata para nuestros opositores, para ganarnos”, señaló Evo.

LA TERCERA

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *