Connect with us

General

“Es mejor privarse de lujos e invertir en un excelente seguro de salud”

Published

on

Fabiola Bruno, esposa de Fabio Zambrana y su linda lección de vida para ganarle al cáncer de mamas:

Fabiola Bruno es una guerrera del cáncer de mamas al que enfrenta con fortaleza y decisión, con firmeza, sin vueltas, ni medias tintas, como buena periodista. Ella, con esa redacción clara y atractiva que la caracteriza, nos relata en primera persona su historia en este momento especial para su vida de apenas 48 años. Excelente profesional, madre y esposa, le ha tocado separarse circunstancialmente de su hogar para recibir el tratamiento terapéutico en un prestigioso hospital de San José de California donde vive actualmente.
La esposa del famoso cantante y compositor Fabio Zambrana nos regala una hermosa lección de vida y coraje, aconsejandonos a renunciar a los lujos a cambio de disfrutar de un buen seguro de salud nacional e internacional.
Le deseamos pronto retorno a nuestra heroína con abundante salud para seguir caminando risueña por su bella Santa Cruz con su par de príncipes, Fabio su eterno compañero de vida, y André su hermoso hijo adolescente que es un destacado estudiante. Leamos ahora la historia de Fabiola, una de mis alumnas más destacadas en la asignatura de Periodismo en la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra. (UPSA) en la década de los ochenta y a quien me une un cariño especial. Ella narra su historia así:

-Ser diagnosticada con cáncer no es una sensación fácil de sobrellevar. Implica un remolino de emociones y un terremoto que cambia la vida. “Lamentablemente es un cáncer” es una frase que nadie quiere escuchar. A mí me tocó recibirla en Santiago de Chile, de boca de la experimentada doctora María Eugenia Bravo, Área Patología Mamaria y Reconstrucción Mamaria de Clínica Las Condes, que tras recibirme con mis análisis contenidos en UDIME y enviarme a Imágenes de la Mama, concluyó con rapidez que se trataba de un tumor maligno. Por los siguientes diez días los exámenes fueron exhaustivos y numerosos. Biopsias, punciones, resonancias magnéticas, mamografias y compresiones complementarias, y PET Scan dieron como resultado una macha de aproximadamente 2.5 centímetros ubicada en el cuadrante superior del seno derecho con posibles implicaciones en los ganglios linfáticos. El ultimo paso fue el análisis del gen a través de una muestra de sangre enviada a laboratorios en Estados Unidos que determina si la mutación obedece a un orden genético o no.
Cada uno de estos estudios aportó datos significativos en la expectativa de vida y tipo de cirugía tratamiento que recibiría, aunque no conclusivos pues sólo el análisis de los tejidos extraídos en la operación tienen la última palabra.
La atención del paciente en Chile es cuidadosa y cálida. Uno siente que lo tratan con cariño y que puede confiar en una medicina de alta calidad. Los costos de los procedimientos realizados en este paso inicial de investigación alcanzan más o menos los $5000 dentro de la clínica, que pueden ser cubiertos con cualquiera de los seguros internacionales más confiables y por uno de los seguros nacionales en Bolivia. Un estimado de los costos de cirugía oncológica mamaria sin complicaciones puede alcanzar otros $7000 o $10,000, y el tratamiento unos $15,000 o $50,000. Casos más complicados pueden elevar la cifra. Es requerido que el paciente acuda a la cirugía y a las quimioterapia acompañado, por lo que para una persona que viaja desde Bolivia con un acompañante el desembolso es bastante fuerte: una habitación de hotel cerca de Las Condes cuesta entre $70 y $160 el día (hay también de $400 y $500), el taxi ida y vuelta $40, y alimentación arriba de $50 diarios, por unos 3 meses en el mejor de los casos, y más de 8 meses en una situación más seria.
En Estados Unidos aceptan el conjunto de estudios realizados en clínicas y hospitales de Latinoamérica, pero evalúan su confiabilidad de acuerdo al centro de donde provienen y el tipo de equipos empleados. Cada paciente debe entregar los documentos acompañados de las muestras patológicas extraídos en la biopsia, y esperar a que sean analizados por segunda vez. Solo es considerado para servicios médicos si cuenta con seguro internacional o paga por adelantado el tratamiento completo de la enfermedad. Uno de los seguros internacionales disponibles de Bolivia es BUPA, y es aceptado en centros hospitalarios de gran nivel sin problemas, lo cual no significa que los gastos hospitalarios de un paciente internacional sean livianos, en especial si el deducible es alto y los gastos de pasajes, hoteles y estadías suman cantidades considerables.
En el Hospital de Stanford (Palo Alto, California), Estados Unidos, calidad de la medicina es una de las más altas del país, gracias al desarrollo de tecnología moderna, medicamentos recién salidos al mercado, conocimiento obtenido de investigaciones propias y profesionales dispuestos a marcar la diferencia en la medicina del futuro. Allí tuve que esperar casi un mes para la aprobación de la cirugía en base a los resultados de nuevos estudios realizados a las muestras biológicas, además de una serie de nuevas mamografias, ecografías mamarias, exámenes de rutina, y dos pruebas experimentales (o trials) que realicé de manera voluntaria: un nuevo tipo de resonancia magnética que mostró un segundo punto de interés invisible hasta ahora en los otros procedimientos, y una mamograría de contraste que de ser aprobada evitará en el futuro las dolorosas biopsias y punciones. Tras la esperada cirugía llegaron nuevos exámenes para observar con detenimiento la posible presencia de metástasis en huesos u otras partes del organismo, y el cronograma de quimioterapia y radiación que recibiré por ocho meses. Los gastos en hospitales norteamericanos especializados en cáncer puede alcanzar con facilidad los $100,000 o mucho más, dependiendo de factores inherentes a la patología en particular.
Qué podría decirles a las mujeres de Santa Cruz y Bolivia? Háganse sus exámenes anuales sin dudar un segundo. De eso depende no sólo la vida, sino – y lo que creo muy importante – sufrir menos con los tratamientos, porque al comienzo el cáncer es pequeño y sencillo de tratar, o si el caso es de un cáncer más agresivo y veloz, por lo menos se lo ataca a tiempo. Es importante privarse de algunos lujos o necesidades con tal de contar con la tranquilidad de tener un seguro nacional o internacional que pagará los gastos más fuertes y permitirá un servicio médico provisto de equipos sofisticados con resultados más exactos. Pero antes que nada: alimentación sana, liberación del stress y ejercicios divertidos. Nada cuesta hacerlos para una buena salud. No esperemos practicarlos después de recibir uno de los más duros avisos del cuerpo. Le deseamos prontito retorno, de forma plenamente saludabable y muy feliz.

Elenir Centenaro.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *