Connect with us

Historias

Edgar Zurita Ponce al ritmo de “Polleras y Cascabeles”

Published

on

 

Celebre la Independencia de Bolivia este 4 de Agosto, a partir de las 6 de la tarde en Salt Lake City en un espectáculo imperdible de principio a fin con la actuación especial de “Los Hermanos de los Andes”, y la auténtica comida boliviana.

 

¿Se imaginan en una escena de arte musical a guapos bailarines contrapunteando con el fogoso zapateo de cascabeles a sus musas de polleras coloradas, dueñas de movimientos cadenciosos de caderas, y de piernas largas torneadas de color canela,  mientras la zampoña, la quena, la guitarra y todos los instrumentos desgranan sus melodías andinas  hasta encender con pasión la sangre y los sentimientos más profundos de miles de personas?

Eso y mucho más ha logrado el boliviano Edgar Zurita Ponce con una de las últimas composiciones de música instrumental denominada “Polleras y Cascabeles” ( en ritmo de saya,  del autor chileno David Arancibia), estrenada recientemente en la República de China, durante la última gira de su grupo “Los Hermanos de Los Andes”, conformado hace 30 años por amigos de diversas nacionalidades latinoamericanas, que se conocieron en la Brigham Young University (BYU) de Utah, Estados Unidos.

El hijo y el músico

Edgar es un cochabambino multifacético que ama sus raíces y las cultiva a través de una de sus grandes pasiones: la música, a la que dedica alma, vida y corazón componiendo temas con su quena, erque, zampoña y otros instrumentos de viento que son sus preferidos, aunque cuando apenas era un chiquillo, comenzó tocando el bombo y más adelante la guitarra.

Nacido en un hogar de nueve hermanos, siete de los cuales viven en Utah-Estados Unidos-y tan sólo dos (un hombre y una mujer en la “Llajta”), tuvo como padres a Guido Zurita, fallecido a finales de la década del ochenta, y a Carmela Ponce de Zurita, quien vive con él y gran parte de su familia en el país norteamericano que les dio oportunidades para conquistar sus sueños y ser felices.

“Crecí en el seno de una familia mormona, que se bautizó cuando yo tenía once años, allá en Cochabamba”, narra el empresario y artista Edgar Zurita, dueño de la compañía Andes Productions Inc, presidente del Festival Latinoamericano de Utah, y presidente de la Asociación de Residentes Bolivianos en Utah, además de organizador de conciertos artísticos con propósito que recrean hechos históricos y resaltan los acervos culturales.

Desde niño tenía las metas claras. Además de músico, quería ser ingeniero mecánico porque admiraba a un tío que ejercía esa profesión. Así que después de servir como misionero durante dos años en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en La Paz, Tarija (Yacuiba), y Santa Cruz (Montero), vio que el momento de buscar nuevos horizontes para cumplir su objetivo había llegado.

El universitario y profesional

Cuando se embarcó al avión que lo trajo a Utah, tenía 21 años y muchas ganas de salir adelante con esfuerzo, fe y perseverancia.

Como a cualquier migrante, el comienzo le resultó demasiado difícil. “Me levantaba a las cuatro de la mañana para ir a limpiar los baños de la Universidad (Brigham Young University, BYU) donde conseguí una beca intercultural”. A las ocho de la mañana culminaba su oficio y entraba a las aulas universitarias para formarse como ingeniero mecánico. Al tercer año, en las visitas universitarias guiadas a diversas compañías mecánicas, algo comenzó a decepcionarlo y a la vez empezó a sentir pasión por otro rubro.

“Me encantaba el diseño de computadoras y el proceso electrónico para el funcionamiento de equipos, dispositivos y aparatos en general. Entonces decidí cambiarme de carrera y en dos años más me gradué como ingeniero electrónico en la universidad privada más grande de Estados Unidos que es BYU”, dice con la voz emocionada. Ronda los cincuenta años,  pero tiene aspecto juvenil. Goza de una figura bien cuidada y la sonrisa espontánea que se asoma en cada momento, deja ver sus dientes blancos. Conversa sin tapujos. Deja su vida como un libro abierto. Es facil explorarlo y saber que es de buen corazón.

Un lunar en el rostro, el mentón partido y sus ojos verdosos, lo hacen único.

Como profesional ha saboreado las mieles del éxito en la tierra que lo acogió con cariño y de la cual hoy forma parte como ciudadano responsable y emprendor en los negocios, el arte y la música.

Los “Hermanos de los Andes”

De la universidad recuerda con nostalgia sus primeros pasos en el mundo artístico con el grupo los “Hermanos de los Andes” con los que daban y da recitales en diversas partes del mundo bajo el nombre de “Leyendas Vivas”. Y en la Iglesia, más adelante, comenzó a realizar lo mismo, con el desarrollo de espléndidos conciertos de primer nivel como “La Herencia”, “Luz de las Naciones” o “El Gran Dios Blanco” en el centro de conferencias del Tabernáculo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ubicado en la Ciudad de Lago Salado (Salt Lake City) con la presencia de 20 mil personas.

El despliegue de estos conciertos es impresionante y su puesta en escena lo es aún más. Al menos mil personas participan de las actuaciones artísticas, mostrando la riqueza del folklore y la vestimenta típica de cada país latinoamericano. Participar de estos recitales únicos por la majestuosidad que los rodea es un sueño hecho realidad para aquellos que tienen el privilegio de ser seleccionados como parte del elenco artístico de cantantes, músicos y actores.

Los “Hermanos de los Andes” coronan el éxito de estos deslumbrantes conciertos de gala con sus recitales de lujo que llevan una temática musical, fruto de su inspiración. Edgar Zurita y sus compañeros se lucen como consagrados compositores, gracias a su envidiable talento.

En el escenario son magos que lo transforman todo. Encienden los sentidos del público que se emociona hasta las lágrimas al escuchar “El Cóndor Pasa” o “Carnavalito”.  Y lo que tocan a través de la flauta, la quena, el erque, la zampoña, el charango, el bombo y la guitarra se convierte en aplausos. Un tributo a aquella música andina que rompe el silencio con su cascada de sonidos mecidos por el viento y por el compás de danzarines envueltos en encendidos colores y figuras autóctonas que son emblemas de sus países, su flora, su fauna y su cultura.

Edgar Zurita contribuyó, asimismo, a la consolidación del Festival Latinoamericano en Utah, que se celebra exitosamente cada año, durante tres días inolvidables. La actividad contempla una serie de espectáculos artísticos que sirven para hermanar a los pueblos del continente a través de lo más maravilloso del arte, los souvenirs,  la cultura, la danza, la música y la comida. El pintoresco festival, que une a Latinoamérica a través de sus costumbres, cultura y tradiciones, es patrocinado por el Condado de Utah, la ciudad de Provo y el Estado americano, es visitado anualmente por un promedio de 30 mil personas.

El homenaje a Bolivia

Por estos días y al acercarse el 6 de Agosto, Día de la Independencia de Bolivia, nuestro entrevistado en su calidad de presidente de la Asociación de Residentes en Utah, organiza una velada artística bailable en homenaje a la Patria linda y querida, que se desarrollará desde las 6 de la tarde en Salt Lake City, Ciudad del Lago Salado. La entrada tendrá un valor de diez dólares y los visitantes podrán disfrutar de una inolvidable peña folklórica amenizada con lo mejor de la música boliviana y podrán saborear deliciosos platos de ranga, fricasé, entre una variedad de exquisita comida típica con el infaltable sabor de las incomparables salteñas. En el Estado de Utah viven al menos 2 mil bolivianos.

Edgar Zurita se da tiempo para todo y es  feliz con lo que hace. Siempre está firme y listo para ayudar a la comunidad, para abrazar y saludar con una sonrisa a sus trabajadores que son el alma de su empresa “Los Andes Productions Inc”, y que para él son su mayor tesoro.

El  amigo 

Las mujeres, que trabajan como abejas laboriosas, en equipo, ven a  Edgar  Zurita como el amigo y confidente más que como el jefe tradicionalmente serio de otras compañías. Es que la sonrisa siempre lo acompaña, así como el deseo de compartir con los funcionarios.

El empresario

Antes de fundar su propia compañía en el año 2004, dedicada a visibilizar la oferta de productos al consumidor de las empresas de multinivel, a través de la elaboración de proyectos con llamativas y novedosas campañas de publicidad y marketing, Edgar Zurita trabajó duro primero como profesional en ingeniería electrónica y luego como administrador de la compañía “Sound Concept’s”, ya desaparecida, y que en su momento revolucionó el  mercado de la duplicación de cassetes y su transformación del sistema analógico al digital que daba al dispositivo una rapidez asombrosa para ese entonces. Pero el negocio quedó obsoleto con la llegada de los CD y DVD hoy también desplazados por otra tecnología.

El padre y el abuelo

En el plano familiar íntimo, Edgar Zurita Ponce es el felíz papá de tres hermosas damitas, fruto de su primer matrimonio con su compañera de juventud universitaria, natural de Arizona. También es el cariñoso abuelo de una niña de cinco años por la que se derrite de amor. “Mi hija mayor fue la que me hizo abuelo”, dice con una linda sonrisa y una chispa encendida en sus ojos verdosos. Dos de sus hijas son maestras (del nivel primario y de niños especiales, respectívamente) y una es estudiante de asesoría empresarial financiera.

Actualmente se encuentra soltero y se declara inmensamente feliz y agradecido con Dios y con la vida que le ha dado tanto en el plano personal, profesional, empresarial y familiar.

El amor a la tierra y a la música

De Bolivia extraña muchas cosas y siempre vuelve para recordar los bellos años vividos y compartir momentos agradables con la familia que permanece allí. “Mi país está en mi corazón y la mejor manera de rendirle tributo es a través de la música que amo”, señala, a tiempo de invitar a los residentes y amigos de Bolivia a estar presentes en el festival bailable este 4 de agosto a partir de las seis de la tarde en Lago Salado. Será hasta entonces.

¡Felicidades Bolivia, te rendimos homenaje desde Eiinews a través de un digno, talentoso y triunfador  hijo tuyo, como es Edgar Zurita!

Elenir Centenaro.

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *