Connect with us

General

Cómo prepararse en el hogar para una emergencia: Prevención, almacenamiento y supervivencia

Published

on

Muchos países se encuentran cada vez más vulnerables a los conflictos violentos o los desastres naturales que pueden borrar años de desarrollo e intensificar la pobreza y la desigualdad.

Durante los últimos años, más de un millón y medio de personas murieron víctimas de los desastres naturales producidos en todo el mundo y más de 2.000 millones de personas resultaron afectadas.

Frente a esta preocupante realidad, dos expertas de la Fundación para el Desarrollo Integral de la Mujer Hondureña, radicadas en Orem, Utah, Estados Unidos, organizaron en un taller  de la Sociedad de Socorro de la  JSUD,  un simulacro de cómo prepararse para una contingencia natural que afecte la vida y el bienestar de la familia y la sociedad.

Las disertantes Melissa y Lourdes Flores hablaron con precisión técnica y teórica sobre los pasos a seguir frente a un desastre natural e hicieron hincapié en la necesidad de adquirir conocimientos y habilidades para responder de forma eficaz a las situaciones de emergencia que se presenten.

En ese sentido, las paramédicas, a tiempo de impartir el taller básico para emergencia en los hogares, recomendaron a las vecinas y familiares estar preparados desde ahora con medicamentos, alimentos, agua y otros materiales básicos que son de suma importancia en caso de ocurrir una catástrofe,  así como accidentes, enfermedades, desempleos, guerras, depresiones, bajas y altas temperaturas, terremotos, inundaciones y sequías, entre otros.

Mencionaron que cada familia en cualquier país debe tener preparado en su hogar, un contenedor de plástico (a la mano para tomarlo rápido) con agua embotellada, comida seca que no necesite refrigeración (arroz, frijoles, fideos, maíz, cereales, polvos para hornear, sal y grasas),  galletas, comidas enlatadas, medicamentos, ropa para algunos días, siendo importante además, mantener una bolsa plástica con los documentos personales más importantesn direcciones, números de emergencia, y dinero en efectivo.

Asimismo, debe disponerse de un botiquín de primeros auxilios con medicamentos básicos donde no falten el alcohol, esparadrapos, vendas,  cintas adhesivas, pomada antibiótica, tabletas con o sin aspirina, medicinas con o sin receta de uso común, medicina para la diarrea y gotas para los ojos.

También es necesario contar con un libro de primeros auxilios, tijeras, pinzas, linterna a batería, termómetro, barras de jabón, pañuelos de papel, pomada o loción protectora contra el sol, vasos de papel, cuchillos de bolsillo, bolsas de plástico, hilo y aguja, toallas sanitarias, papel higiénico, etc.

Entre los equipos de supervivencia es importante contar con hacha, palo, escoba, destornillador, pinzas, martillo, y llave inglesa ajustable, cuerda para jalar o de rescate.

Los artículos básicos para la seguridad personal son zapatos gruesos, velas, cerillos, ropa para cambiarse, guantes, cuchillo, manguera, casa o tienda de campaña, sabanas, frazadas o bolsas para dormir, juegos para niños o adultos, radio y linterna portátil, lentes, extintor, mapa y brújula, silbato, lápiz y papel, espejo pequeño para enviar señales, cables para pasar corriente eléctrica, etc.

Todos los miembros de la familia deben revisar en grupo los pasos a seguir en un terremoto. La mayoría de las lesiones y muertes ocurren cuando caen objetos pesados.

En ese sentido las disertantes recomendaron determinar los lugares más seguros que hay dentro de la casa para proteger a los niños y todos los miembros del hogar.

 

Aconsejaron a las madres de familia que escucharon atentas la explicación, ubicarse entre los puntos más seguros, colocarse bajo la mesa o escritorio y agarrarse de él, pararse bajo el marco de la puerta o colocarse en la esquina de la pared, lejos de las ventanas de vidrio y objetos pesados.

Si se encuentra dentro de la casa o el edificio en el momento del desastre, quédese ahí en un refugio seguro porque mucha gente al tratar de escapar es alcanzada por un objeto contundente y resulta herida o muerta.

Las asistentes, todas madres de familia, escucharon con suma atención las recomendaciones a seguir frente a una eventual catástrofe de la madre naturaleza que es impredecible en estos tiempos.

Elenir Centenaro

Ingrid Rojas Flores de Peñaranda

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *