Connect with us

El personaje

Cae Tribunal Supremo Electoral, el último eslabón independiente y salta alarma de fraude para octubre de 2019

Published

on

El Tribunal Supremo Electoral ha caído en las entrañas angurrientas del Movimiento Al Socialismo (MAS) y se lo ha devorado por completo.

Lo que queda de aquel poder independiente es un remedo vergonzoso de lo que un día fue un órgano confiable para administrar elecciones democráticas justas y transparentes en Bolivia.

Los nuevos vocales elegidos sin demasiado disimulo entre la militancia masista son vergonzosamente sumisos al dedo autoritario del presidente Evo Morales.

La única personalidad académica con criterio democrático propio, Dunia Sandoval Arenas, que era carta de garantía de los ciudadanos, acaba de renunciar. Y ahí tan solo ha quedado, de la vieja guardia, Antonio Costas, un vocal ambivalente que un día está con la institucionalidad electoral y al otro no.

Pareciera que sigue un libreto elaborado por el mismo Gobierno para hacer creer que está con la ley constitucional y que se juega por ella.

Bajo esa careta dijo que había colisión  entre el veredicto del Referendo del 21 de Febrero y el Fallo del Tribunal Constitucional a favor de la reelección indefinida de Evo Morales. Dijo No para decir Sí.

Y después siguió como si nada pasara en ese órgano electoral avalando irregularidades, y para rematar se levantó brúscamente de una conferencia de prensa en la que se interrogó  la versión oficial del Tribunal sobre la carta de renuncia de la ahora ex vocal Dunia Sandoval Arenas.

En ese momento, ¿por qué no defendió la posición de la renunciante como integrante del presunto bloque institucionalista del que ambos formarían parte junto a la entonces presidenta del TSE Kathia Uriona?

Lo que hizo fue levantarse apresurado y tras él lo hicieron otros vocales asustados como siguiendo sus instrucciones mientras hablaba la actual titular Eugenia Choque, quien cada vez se enreda en sus palabras y es una obsecuente con los dictados y lineamientos emitidos por sus  mandantes desde la llamada Casa Grande del Pueblo.

De esta manera grotesca, ha caído en manos oficialistas el Tribunal Supremo Electoral, hasta hace poco el único poder que no estaba sometido descaradamente a los intereses del principal partido político, el Movimiento Al Socialismo.

De aquí en adelante, ese órgano electoral se convierte en un apéndice del oficialismo, en un espacio para satisfacer los intereses del caudillo y sus actos comienzan a seguir una ruta crítica fraudulenta ante los ojos de la ciudadanía y la comunidad internacional.

Algo muy parecido a lo acontecido en Venezuela, en el régimen cuasi moribundo de Nicolás Maduro, que por esa misma razón se encuentra ahora absolutamente deslegitimado.

Recomponer la legitimidad del Tribunal Electoral en Bolivia costará esfuerzo y voluntad política que devuelva la confianza en la ciudadanía como organismo probo para administrar elecciones democráticas.

De hecho ninguno de los actuales vocales es un actor democrático e independiente creíble. Todos llevan en sí la consigna de la reelección indefinida de Evo Morales y eso es lo que van a defender a capa y espada. La pregunta es ¿valdrá la pena participar en un escenario armado a la altura y semejanza para que gane él y sólo él?

Y ojo. El caudillo está exaltado. No puede ganar con estrecho margen. Tiene que ser rotunda la victoria como para ufanarse de ser el más votado em América Latina y el mundo entero.

Ya lo acaba de demostrar en las elecciones primarias partidarias, con más oscuros que claros, en las que se despilfarraron 27 millones de bolivianos, montadas tan solo para satisfacer sus caprichos porque no tenía oponentes, tan sólo sus perversos deseos de demostrar que sigue siendo el Rey, un Rey, sin embargo, alicaído, que desesperadamente busca un rendijo de legalidad a su trucha candidatura, que tiene olor a fraude para las elecciones generales de octubre de 2019. ¿Otra Venezuela a la vista?

Elenir Centenaro.

 

1 Comment

1 Comment

  1. Fanny Jiménez

    2 febrero, 2019 at 6:33 pm

    La salida es la desobediencia CIVIL EXIGIR EL CUMPLIMIENTO DEL 21F y NO PRESENTARSE A LA ELECCIONES GENERALES HASTA QUE EL PADRÓN ELECTORAL SEA CONFIABLE.
    Los acontecimientos con el DICTADOR MADURO HAN PUESTOS SUS OJOS EN TODOS LOS GOBIERNOS DICTATORIALES Y ESTIPARAN EL CANCER ENPEZANDO POR VENEZUELA 🇻🇪 Y CON TODOS SUS ALIADOS LA MAFIA ORGANIZADA LLAMADA SOCIALISMO DEL SIGLO XI

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *