Connect with us

El personaje

Balas contra los latinos!

Published

on

Ser mexicano o latino en Estados Unidos se ha convertido en una mala palabra para minorías de la supremacía blanca que no aceptan convivir con culturas ni razas diferentes a la suya (anglosajona) y por esta razón disparan a matar.
Los mexicanos se han convertido en el punto negro de este brutal ataque de xenofobia y con ellos todos los latinoamericanos están bajo la lupa por su condición racial similar.
El gatillo de los desquiciados apunta contra migrantes latinos y lo hace con grotesca maldad criminal.
Los supremacistas quieren sangre morena inocente y en cada tiroteo la obtienen con su reguera de pólvora que apaga la vida de niños, mujeres y hombres de todas las edades cuyo único delito es querer existir y construir un mundo sin odio ni fronteras.
Los asesinos se olvidan que este planeta está hecho de migraciones de todas las razas de aquí, allá y más allá y que una gran mayoría es producto de la mezcla de sangre indígena con europea, africana con asiática, árabe con judía, o viceversa y así sucesivamente.
Los migrantes no vienen a molestar a nadie. Llegan para construir su propio espacio con su propia fuerza laboral, habilidades, méritos o inteligencia. Vienen para sumar talentos y para engrandecer lo que existe.
Los latinos dejan gotas de sudor, sangre y lágrimas para avanzar hacia un futuro prometedor.
Son alegres y querendones. Tienen la sensibilidad y la simplicidad en su manera de ser, de caminar y actuar. Son amigables y solidarios. Vienen de otras tierras para engancharse en sistemas más avanzados con mejores oportunidades. Vienen a servir, no a matar. Pero ciertas mentalidades fundamentalistas y perversas no los reciben con abrazos sino con balas como si fuesen animales rabiosos,haciendo añicos sus sueños e ilusiones.
Al drama de sentirse malqueridos por este segmento supremacista blanco que odia todo aquello que se identifica como miembro de la comunidad latina, se suma el otro relacionado con las temibles redadas a migrantes indocumentados que literalmente son alzados y esposados desde sus casas o fuentes de trabajo hasta el avión dejando tras de sí a sus niños y esposas llorando sin consuelo en total situación de indefensión.
Este es el panorama triste que le toca vivir ahora a mexicanos y latinos en general en Estados Unidos bajo la administración de Donald Trump, para quien los inmigrantes ilegales son una especie de ratas a las que hay que exterminar.
Frente a esas torpezas debe imponerse el diálogo para encontrar soluciones adecuadas a fin de que todos puedan estar en paz en el país que hayan elegido para vivir.

Elenir Centenaro

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *